Seguidores

martes, 27 de mayo de 2014

El sistema falla - Alfonso Ussía

"El Sistema Falla"
por Alfonso Ussía.

En España, 
El Sistema falla, no por el Sistema, sino por la deleznable falta de
responsabilidad y honestidad de sus administradores.
El Sistema falla porque la demoledora presión impositiva recae sobre
los trabajadores, los que mantienen con su trabajo a los que lo han perdido,
pero permite a los poderosos, a los rentistas, a los vagos millonarios
y a los especuladores rehuir sus obligaciones fiscales con una permisividad
asombrosa.
El Sistema falla porque un notable porcentaje de políticos se
ha enriquecido, con especial recochineo en los palacios autonómicos
y los arruinados ayuntamientos.
El Sistema falla porque en España, que se exige un examen especial para
hacerse socio de una biblioteca, no se le exige nada a un concejal, un alcalde,
un ministro, un presidente autonómico o al propio presidente el Gobierno
no puede triunfar un Sistema donde los gobernantes han sido, si no analfabetos,
sí ignaros, desnutridos de lecturas, en ocasiones ágrafos y con frecuencia, incultos.
El Sistema falla porque unos pocos se han llevado lo de todos, con negocios
amparados por el Poder Político, vaciando las arcas del Tesoro.
El Sistema falla porque las izquierdas en España son aún más avariciosas
en la acumulación del dinero que las derechas, procurando un desmoronamiento
moral y ético perfectamente > descriptible.
El Sistema falla porque el político que se despide o es despedido por
la voluntad del pueblo, siempre encuentra un sillón en el Consejo de
Administración de un banco o una multinacional, mientras que el parado
se va a su casa si no se la quitan por un retraso en el pago de la hipoteca.
El Sistema falla porque la honradez en España es un defecto, la humildad un error
y la honestidad una grave imprudencia.
El Sistema falla porque, desde la era de los pelotazos elogiados por Solchaga,
se han producido tantos pelotazos en España que no puede quedar dinero para los que
se dedican a trabajar normalmente un día sí y el otro también. Por la devastadora
ambición de quienes tenían y de los que no habían tenido y le tomaron –natural–,
el gusto a contar los billetes.
El Sistema falla porque > nadie se atreve a suprimir las subvenciones que
pagan los contribuyentes a chorradas inadmisibles.
Falla porque los sindicatos no representan a nadie y están inmersos en
la gran mancha de la corrupción.
Falla el sistema porque en los reductos autonómicos, los poderes dominan,
mantienen y pagan a los medios de comunicación para que informen sesgadamente
a la ciudadanía.
El Sistema falla porque nadie se atreve a decir la verdad, su verdad, porque el
> Poder impone sus condiciones de silencio.
El Sistema falla porque la Justicia está politizada y dividida en grupos
y asociaciones sostenidas por ideologías, no por las leyes.
El Sistema falla porque los que pueden hablar se callan y los que no pueden
se limitan a decir tonterías establecidas por el oportunismo, el rencor o la envidia.
El Sistema falla porque después de más de quinientos años de unión,
los españoles no hemos sabido ser, ante todo, españoles, dejando las
diferencias en el segundo plano de nuestras opciones.
El Sistema falla porque los partidos políticos no son contundentes
con la corrupción de sus propios sujetos y renuncian a las medidas ejemplares
y ejemplarizantes.
El Sistema falla porque no escandaliza a la Izquierda que un individuo
gane trece millones de euros al año y despida a un tercio de los trabajadores
de la empresa que preside«porque ya no podemos seguir viviendo tan bien como antes».
El Sistema falla porque se ha esquilmado, robado y abusado de esa ciudadanía
con la que sólo se cuenta a la hora de conseguir su voto.
El Sistema falla porque organizaciones e instituciones admirables
y honestas, que lo dan todo por España por la vocación de servirla,
son sistemáticamente empobrecidas y maltratadas por los poderes,
la mentira y la demagogia. Porque hemos renunciado a los principios
y los valores, de unos y de otros.
El Sistema ha naufragado por culpa del único valor admirado: el dinero

miércoles, 21 de mayo de 2014

La lagrimita de Lola - Beatriz Salas Escarpa

Queridos amigos,
ayer participé en un taller de narrativa de cuentos y este surgió casi sin darme cuenta. Hoy he querido compartirlo con todos vosotros.
Os llevo en mi corazón, no lo olvidéis.
Abrazosss





La lagrimita de Lola

Lola, con su vestidito de lunares negros, vivía feliz, comía sano y leía en alto.
Nuno casi consigue echarla.
Lola sorprendió a todos encontrando la solución.


Este cuento nos habla de una pequeña mariquita, vestida con un traje de lunares negros,  que vive en un nidito abandonado en lo alto de un árbol y lo que más le gusta es comer verduras y legumbres y leer en lo alto. Ella se llama Lola.

A Lola le gusta también cultivar su comida, mucha variedad; es experta en conseguir diversidad y calidad en sus verduras y legumbres. Es también su trabajo que mima y quiere. Cuando ha recolectado lo vende a buen precio a sus vecinos y todos están sanos y saben comer bien.

Una tarde, inesperadamente,  un humo denso y de fuerte olor llegó envolviéndolo todo. Provenía de una enorme máquina (parecida a un tanque de guerra) pero más grande,  que conmocionó todo el bosque y a sus habitantes. Dentro de la gran máquina estaba Nuno, un gran animal redondo con cabeza de perro y cuerpo de gorrino. Su tanque era brillante y aunque pesaba mucho, se deslizaba de manera muy fácil porque tenía un potente motor insonoro.
Para gran susto de Lola, en menos de unos minutos, todo su espacio quedó arrasado, plano, liso, y menos mal que Lola fue ágil y pudo salvarse porque voló de hoja en hoja hasta un árbol centenario, que había muy cerca, y allí él supo esconderla entre su corteza.
De un plumazo ni casa ni cultivos ni flores ni libros! Nada. La nada más absoluta.
La nada tras el humo. Mientras, Nuno reía y aplaudía porque había barrido de una sola pasada todo el terreno previsto para su nueva plantación de algodón.
Lola estaba tan asustada, tan triste, tan asombrada que solo pudo comenzar a llorar y una tímida y solitaria laágrima apareció. Era una lágrima brillante, llena de vida, que al caer y rozar el suelo “se abrió” y en su centro Lola pudo acomodarse, sentarse y salir surcando el cielo para volar buscando ayuda y recuperar su zona para ella y para sus vecinos.
Aún no sabía dónde dirigirse, mas tenía una idea clara: algo iba a hacer y de seguro lo iba a conseguir.
Su lágrima era tan mágica y tan llena de luz que servía de foco a los que la veían pasar y de repente se fue acercando a un estanque para terminar posándose sobre un nenúfar al que miraba un gran sapo feo y de enormes ojos saltones. Lola, ya en pleno convencimiento de buscar ayuda no le tuvo miedo y de paso le saludó. Se llamaba Bruno, le dijo y le pidió acompañarla para ofrecerle su ayuda.  Lola, la mariquita, no lo dudo y le dejó sitio en su lagrima para volar juntos buscando la solución. Bruno estaba tan agradecido que decidió ofrecerle su cinturón mágico, no sin antes explicarle que para contar con las propiedades del cinturón, antes tendría que pasar una prueba. Y es que el cinturón era tan especial que podría levantar cualquier peso,  cuando estuviera activado.
Bruno sabía que no muy lejos había un hospital de niños con enfermedades graves que nunca sonreían y en eso iba a consistir la prueba: conseguir la sonrisa de felicidad de 10 de los niños allí ingresados.
Lola llegó sin dificultad al hospital infantil, se acercó a las ventanas que se iluminaron con el resplandor de su lágrima y se dispuso a bailar, a contar, a leer y hacer felices a los niños para que sonrieran.
Inesperadamente apareció Don Pepe, el guardián de las sonrisas infantiles, y cerró de golpe todas las persianas del edificio.
Lola no podía creer en tanta maldad. Cerquita estaba una pequeña hormiga que se acercó presurosa a ayudar a Lola y le contó que había una llave maestra escondida en un rincón del fondo de la piscina del hospital, que abría en un zas, todas las persianas. Tan solo había un problema… Tendría que cruzar la piscina y bucear hasta el fondo para llegar al desagüe donde se escondía la llave maestra.
Pero ¿Cómo podría Lola llegar al interior de la piscina sin morir ahogada?
Empezó a mirar el cinturón que se convertiría en mágico si conseguía superar la prueba y observó que tenía un pequeño bolsillito en un lateral y…  lo convirtió en un pequeño submarino ¡Qué gran idea! Tardaron un buen rato porque eran tan pequeños y la piscina tan grande pero fue fácil conseguir su objetivo y una vez la llave en la mano, la pasaron por el cinturón y volvieron a la superficie.
Las persianas se abrieron todas a la vez y los niños se sintieron tan felices que sonrieron todos viendo a la mariquita superando su prueba. Y ahora también tenía el cinturón lleno de poder. Así que, voló feliz de regreso a su habitad donde consiguió levantar la gran mole y lo hizo con tanto ímpetu y fuerza que la maligna máquina, con Nuno dentro, salió por los aires fuera de nuestra atmósfera.
A Lola le costó mucho esfuerzo recuperar sus cultivos, pero al cabo de un año, casi todo había vuelto a la normalidad. Las semillas de algodón murieron por no continuar nutriéndose de los productos especiales de Nuno y Lola sacó su bolsita de semillas y volvió a plantar sus verduras y sus legumbres.

En noches de luna llena, si te fijas bien, podrás ver en un ladito de la cara de la luna un enorme tanque brillante que aburrido y lleno de semillas muertas, mira a la tierra arrepentido de haber sembrado la destrucción.



Beatriz Salas Escarpa

lunes, 12 de mayo de 2014

Julio Díaz-Escamilla - Madrugando



http://www.goear.com/listen/fb3b3b6/julio-diaz-escamilla-madrugando-beatriz-salas


MADRUGANDO

Cada sábado vengo
con hojitas de albahaca,
tomillo y romero,
a buscar a mi muchacha,
la niña que yo quiero.

Tempranito hago mi cama
y me encomiendo a los luceros
que por mi patio pasan
brillantes y contentos;
llego a la fuente de agua
y allí descanso un momento
mientras la madrugada
me mira sonriendo
y agita su capa
aclarando los techos.

Luego vuelvo a la caminata
y salgo del pueblo
con un cosquilleo en la espalda
imaginando el encuentro,
y la invento a mí abrazada
paseando entre los abetos
con esa luz de la mañana
que conoce este secreto.

Lo más lindo es ver su cara
que me mira con un gesto
como el que tenía mi mama
que un día se fue en silencio,
si es que parece que canta
y me dice ¡eres bueno!

Por eso le llevo hojitas de plantas
que es todo lo que tengo
y le arrodillo mi alma
no para que me dé las gracias
sino para que me dé un beso.


Publicado por Julio Díaz-Escamilla
 
http://juliodiaz-escamilla.blogspot.com/2011/05/madrugando.html

sábado, 10 de mayo de 2014

Michael Bublé - Me And Mrs Jones (Official Music Video)

Desde siempre me ha gustado esta canción, su melodía, sus cadencias pero en la voz de Michael Bublé es tan deliciosa que no he podido reprimir el compartirla con todos vosotros. Disfrutad al menos tanto como yo...

viernes, 2 de mayo de 2014

Pascal Buniet, su libro "Lágrimas en el mar"

Aquí puedes oír la grabación de un extracto de la página 267, mientras lo lees. http://www.goear.com/listen/44d2205/pascal-buniet-lagrimas-en-el-mar-beatriz-salas



By Beatriz Salas

Hace muchos años, allá por 1980, en un lugar casi inaccesible (acababan de "descubrir" el sur de Tenerife), cuando la nada rodeaba la mayor parte de mis alrededores, conocí a una persona diferente. Fue un encuentro casual (acudimos a él en busca de información sobre un local en su mismo centro comercial), que las circunstancias transformaron en compartir espacio de trabajo durante más de 17 años.


Ambos eramos inmigrantes de otras tierras y ambos buscábamos un futuro que hayamos, entre otros muchos que siguieron idéntica senda, a orillas del maravilloso océano Atlántico.
Conocí a Pascal como vecino de andaduras comerciales y nada pronosticaba que fuera capaz de llegar y arrasar mis sentimientos por medio de una novela.
Cuando me habló de ella, sonreí escéptica, dudando de él, le contesté un poco aduladora y pensé que me resultaba extremadamente raro, casi increíble. Además, un ser tan prudente y callado, haciendo publicidad de su obra, me hizo replantearme si le conocía de verdad. 
De vez en cuando aparecía en mi entorno virtual, la geografía nos había distanciado, siempre con su libro bajo el brazo y en esta ocasión, más por nuestra antigua amistad que por curiosidad, le pedí leer el libro.
Amigos míos, hacía mucho que una novela no me hacía llorar, no me cogía de la mano y me acurrucaba en un rincón cómodo de mi casa para devorarlo.

Hoy, haciendo una excepción, os presento hoy el que me ha causado tanto placer al leer.

"Lágrimas en el mar" del autor Pascal Bunier


El libro se puede encontrar por internet en varias webs de tiendas como la casa del libro por ejemplo.Tambien directamente en la tienda on line de la editorial Alulhia:
http://www.alhulia.es/libros/advanced_search_result.php?keywords=lagrimas+en+el+mar&osCsid=22e3b56005989e0f089285d70b404614&x=7&y=9
Pedir por mail, con envío por correo:  pascal-tm@hotmail.com 

Este libro fue publicado en 2009 y cuando empezaba a arañarnos la crisis en España. Hoy mismo me contaban de viva voz lo que supone para miles de españoles la nueva necesidad imperiosa de emigrar, sobre todo a otros países del norte de Europa y de cómo empiezan a sufrir las consecuencias de llegar sin nada y no con los bolsillos llenos de euros que es como gusta recibir a los extranjeros. Ahora nos toca a nosotros, de nuevo, sentir el desprecio de quienes nos acogen y de nuevo replantearnos las vueltas que da la vida y la poca tregua que tenemos.
Un libro para reflexionar en profundidad.

Doy las gracias de todo corazón a su autor y espero que este mensaje le ayude a difundir su obra para que sean muchos los que puedan disfrutar de su pluma.

Beatriz Salas