Seguidores

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Topacio - La casita - Del blog "La hora interminable"























La casita
María tenía una casita con la que daba rienda suelta a su fantasía. Entraba y salía de ella a su antojo. Tan sólo bastaba decir “me voy a mi cuarto” para que su casita tomara vida. En ella vivían delfines, elefantes y hormiguitas, todos ellos cabían. No os sorprendáis porque dentro de esa casa había un mar, una selva y un bosque. Todo un mundo de ilusiones. María cuidaba a los animales llevándoles cada día comida, los alimentaba con su enorme fantasía. Pero la niña fue creciendo y su casa se fue empequeñeciendo. El mar se fue secando, y la selva y el bosque se fueron quemando, hasta que la casita se quedó vacía. En esa época María ya no quería los juguetes que tan buenos ratos le hicieron pasar, así que se deshizo de ellos sin ningún miramiento. Muchos años después lamentó con añoranza la pérdida de su pequeña casita, su mundo seguro entre sueños y fantasías, su niñez perdida.


Topacio


http://lahorainterminable.blogspot.com/2005_08_01_archive.html

23 comentarios:

  1. qué bonito y cuanto de razón lleva!un beso

    ResponderEliminar
  2. Jolines es que nadie deberia perder por completo los retazos de la infancia. !ay¡ que nostalgia. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Bonito relato y con una bonita moraleja, todos deberíamos ser un poco Peter Pan para no perder nuestra ilusión, nuestra imaginación y nuestra "pequeña casita". Besos.

    ResponderEliminar
  4. Aunque debemos madurar obligatoriamente con la edad, siempre habría que dejar un rinconcito de esa casita-habitación, un espacio para jugar con nuestras fantasías y dar rienda suelta a la imaginación. Un abrazo, corazón.

    ResponderEliminar
  5. UN CUENTO PRECIOSO, MUY CIERTO QUE ECHAMOS EN FALTA LA INFANCIA YA PERDIDA, SALUDOS.

    ResponderEliminar
  6. Precioso mi niña!!!enhorabuena a las 3!!

    ResponderEliminar
  7. El cambio de la niñez perdida, es que la casita de adulto se convierte en una casa de pesadilla con su correspondiente hipoteca.
    Bromas aparte, es una bonita narración como todas las tuyas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. entresostenidosybemoles.blogspot.com/2011/05/otro-credo-sobre-horizonte.html


    superdemonio.wordpress.com/2011/05/19/otro-credo/


    Mi más cordial saludo, Beatriz.

    ResponderEliminar
  9. hola Beatriz

    que bonito

    somos muy niños.


    un beso!!

    ResponderEliminar
  10. qué bonito! y siempre moraleja aplicable!!!!!! ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Bendita la inocencia de los niños que siempre deben de vivir en ese mundo de ilusiones, de sueños y de fantasía, ya llegaran a la madurez con sus responsabilidades y obligaciones.
    muy bonito Beatriz me ha gustado el post.

    He visto tu comentario, puedes grabar el poema que mas te guste, para mi un honor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Deberíamos ser en ocasiones más niños. Muy bonito Beatriz !
    Un abrazo !!

    ResponderEliminar
  13. Hola Beatriz, lo malo de el hombre , es que se hace adulto sin dejar un espacio de su infancia en su interior. Ese hombre maduro no está acabado sin guardase en el alma su niño. Por eso nuestras sociedades adolecen se ilusiones, sueños, todo se ha convertido en usar y tirar.
    Gracias por tu espacio
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  14. Hola Beatriz, lo malo de el hombre , es que se hace adulto sin dejar un espacio de su infancia en su interior. Ese hombre maduro no está acabado sin guardase en el alma su niño. Por eso nuestras sociedades adolecen se ilusiones, sueños, todo se ha convertido en usar y tirar.
    Gracias por tu espacio
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Hola Beatriz, me siento muy halagada por formar parte de los textos a los que pones voz. Me hace mucha ilusión oírte narrando algo que yo escribí, y con esa imagen tan apropiada que has puesto. Me parece que todo ello da más valor a mi texto.

    A los que habéis comentado sobre La Casita, os doy las gracias y me alegra que os haya gustado, pero en voz de Beatriz parece mucho mejor.

    Besos con cariño a cada uno de vosotros.

    P.D.: Beatriz, no tienes que estar preocupada porque respondí en su día afirmativamente a tu petición en el post “Quino - Incondicional - Del blog "El Parapeto" de tu blog. Si miras ahí verás mi comentario. De hecho puse un enlace en mi sitio de “A mi manera” y me asomaba a tu blog a ver si algún día veía mi texto, pero como no era así pensaba que ya no te interesaba. Así que ahora que te he oído leerlo estoy encantada de lo bien que te ha quedado la grabación y la imagen. Gracias nuevamente por tu interés.
    Un beso, y si quieres algo más yo estaré encantada de que lo grabes, pero dímelo porque me hace mucha ilusión oírlo.

    ResponderEliminar
  17. ¡Precioso relato! Gracias Beatriz por el maravilloso trabajo que haces, con tu voz le das vida al mensaje escrito y es muy agradable escucharte, me encanta y te felicito con un fuerte abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
  18. Debemos guardar un lugar donde volver, cuando todos los caminos esten recorridos...

    ResponderEliminar
  19. en pocas palabras y en pocos hechos logramos deshacernos de aquello que nos hizo feliz..porque lo creíamos muerto.... pero después cuando vuelva a pellizcarnos sin el ego..sentimos lo que hemos hecho..
    Lindo texto muy amable..
    Saludos a las dos desde el sur

    ResponderEliminar
  20. Por favor grábale algo a Ricardo Miñana..viste que te dejó comentario!!!!ALELUYA..terminó con sus spam que reparte en todos los blogs por comentario..porque algo quiere de ti..publicaleeee..estoy deseando comentarle....lo haré con mucho cariño..jajaja

    ResponderEliminar
  21. A todos los que entráis y dejáis vuestro comentario y tan bellas palabras, gracias. Sin vosotros no podría llegar a todo. Sois el moto y la alegría.
    Un abrazo agradecido.

    ResponderEliminar

Comentarios es tu espacio para expresarte.
Agradezco infinitamente que dejes tu huella.
Muchas gracias.

Beatriz Salas Escarpa