Seguidores

martes, 7 de febrero de 2012

Igor - Canción de Amor - Del Blog "Antigua Vamurta"



Canción de Amor
By Igor

Si me dicen: la última mañana
ha llegado, ¿qué canto entonaría?
¿Cuál fuera la flor que dejara
en los yermos campos de los días?
Oro y elogios, polvo de la brisa.
Vino y risas, hierba de un verano.
Si la hora maldita llega
me salva lo que me has dado.
Dado porque te amo con raíces
que no buscan agua sino tu hado
aunque hayas llenado de lluvia
los pozos de mil y una alegrías.
Me justifican tus besos de fuego,
tu pasión es aliento por el que respiro.
Si una mañana llega la noche,
real como una mirada perdida
soñaré en el seno de tu hermosura.


Igor
Poemas Sin Papel


http://epicavamurta.blogspot.com/2011/07/cancion-de-amor.html

18 comentarios:

  1. Que bonito es el amor... Aunque doloroso a veces ¿habrá un especial para San Valentín? :D

    ResponderEliminar
  2. Es un poema muy hermoso y profundo.

    Felicidades al autor y Beatriz, tu voz siempre maravillosa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hermoso poema...si el amor se va, le quedara todo el amor que recibió, junto a su recuerdo…
    Mi felicitación al autor y a ti por tu maravillosa voz para recitar.

    Un abrazo, besos

    ResponderEliminar
  4. Un gran poema de amor, que invita a reflexionar ¿Qué haríamos en nuestra última mañana? ¿saborear los recuerdos?...

    Enhorabuena al autor, a Ruth y a ti.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Cuanto amor, gracias Beatriz es un placer escuchar tan bellas letras, felicidades a los dos.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  6. El amor es un quita miedos fantástico y un genial elevador de la vida y todos los gestos bellos que en ella habitan.
    Precioso conjunto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Un hermoso poema de amor junto con una bella imagen. Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Precioso poema. Gracias por compartir cosas tan bellas!

    ResponderEliminar
  9. Hermoso poema de amor y tu voz tan armoniosa lo acaricia...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. No sé por qué, pero yo este poema lo siento no como el final de una vida terrenal, sino como la terrible posibilidad de un amor que de repente llega a su fin, un fin que uno de los enamorados no esperaba, y en ese repentino despertar a la realidad, haciendo balance, se agarra a todo lo hermoso que amar le ha proporcionado y siente, que pese al dolor del fin, ha merecido la pena. Así lo siento, yo, así me ha llegado a través de la melodía, la voz y la palabra.

    ResponderEliminar
  11. Hola !! se que llevo mucho tiempo sin comentar ni pasarme por aquí entre unas cosas y otras. Una entrada muy bonita. Un abrazo !!

    ResponderEliminar
  12. Sensacional el poema de Igor. Sentidísima lectura, la de Beatriz.
    Gracias a los dos.
    Me encanta esta casa. Con permiso me quedo por aquí.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Un bello poema en el que el amor es el vinculo entre dos seres humanos y uno de ellos, ante la posibilidad de la muerte, declara su fortaleza a partir de eso que ella le ha dado...él tiene una fe profunda por ese amor que siente y vive.
    Beatriz, tu voz es hermosa y enamora!
    Recibe un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola, unas preciosas letras, mucho amor y mucha calidez es lo que hace falta cada día. El autor sabe lo que dice y tu voz… sin palabras. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Precioso trabajo, magníficas letras de mi querido Ígor y maravillosa tu voz, como siempre.

    ResponderEliminar
  16. Vengo del blog de Igor, realmente se queda corto al describir tu voz, madre mía, que envidia, que forma de leer ese poema, que además es precioso...

    Me quedaré por aquí, un besazo.

    http://tamaravillanueva.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  17. Beatriz, un gusto. Llego aquí por el blog de Igor y me emociona cada vez que veo como la blogósfera puede unir iniciativas y mancomunarse en la creatividad propia y en la de los demás.

    Un saludo fraterno desde el confín austral!

    ResponderEliminar

Comentarios es tu espacio para expresarte.
Agradezco infinitamente que dejes tu huella.
Muchas gracias.

Beatriz Salas Escarpa