Seguidores

sábado, 28 de abril de 2012

Sara Ruíz - Amor urbano - Del Blog "ROMÁNTICA SANTIAGUINA"





Aquí puedes oír la grabación del poema mientras lo lees.


Amor urbano 
By Sara Ruíz




Te ví en el metro Sta Lucía, subimos al mismo vagón. Nuestras miradas se cruzaron, nerviosa por saber quien eras y como besabas. Pareciamos adivinar nuestros pensamientos.


Si, bajamos en la misma estación. Subimos las escaleras y me tomaste la mano, nos besamos con pasión, anotaste tú número de teléfono en mi mano.

Te quise desde ese momento y nuestra impulsividad nos puso allí, después de varias semanas de hablar por teléfono, en sesiones de  hasta  3 horas.

Quedamos de juntarnos en el metro, no llegaste. Casi te amaba, trate de olvidarte. Pasaron los años, nuestras miradas se cruzaron  en un vagón del metro. Al bajar tomaste mi mano, diciéndome.-Aún te quiero, siente los latidos de mi corazón pero ya mi corazón no latía por ti, latía por otro.

Escrito por Sara Ruíz

20 comentarios:

  1. A veces no hay que dejar pasar las oportunidades!
    Me ha gustado
    Como siempre buenas entradas!

    ResponderEliminar
  2. Un amor inconcluso. A veces estos amores parecen gigantes a la distancia porque no prosperan y dejan fantasías de lo que pudo ser y no fue.

    Aprovecho para invitarlas a:
    "Mentiras cotidianas"
    http://nidaeldore.blogspot.com

    Tamally maak

    ResponderEliminar
  3. A pesar de haberse vuelto a encontrar en el mismo sitio, ya habían perdido el tren... de las oportunidades.
    Precioso trabajos, queridas amigas. Un beso enormeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito Beatriz, cierra mi noche con un moño de lujo.

    Buen domingo, besos

    ResponderEliminar
  5. Que lastima, dejaron pasar la oportunidad.
    Bello escrito Beatriz, el que nos compartes, Felicidades a ti y a la autora.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  6. Como el convoy del metro, la vida nos pasa por nuestra estación y, tras el cierre de puertas será otro, en otra estación, quien tenga el acceso que hemos perdido. Preciosa entrada y preciosa conjunción de texto, música y voz.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado este micro-relato. Felicidades a las tres. Feliz domingo. Besossss.

    ResponderEliminar
  8. Este microrelato me gusta mucho: tiene la virtud de hacer que el lector se involucre y acabe haciéndose preguntas. Buscando respuestas. Por qué no acudió a la cita, si fue algo voluntario, si algo interfirió haciéndolo imposible, si el miedo a algo más profundo y serio lo paralizó. Por qué siento que es como si se hubiera quedado contemplando el escaparate sin querer, sin poder, o sin atreverse a entrar... Preguntas sin respuesta que dejan al lector interactuar, imaginar, desarrollar, ampliar -íntimamente- la historia para explicar, para intentar amortiguar ese final que llega, que duele. Pobres corazones aquellos que laten y sufren a destiempo...

    ResponderEliminar
  9. Contaba alguna vez Facundo Cabral que, en una tarde mexicana, la escritora Laura Esquivel le dijo: "a la mesa y a la cama solo se llama una vez..."es decir, que si uno no aprovecha la oportunidad que se le presenta quizá la pierda para siempre, y, esto es justamente lo que le aconteció a aquél joven de este microrelato que me parece bueno.
    Como siempre, tú, Beatriz, nos deleitas con tu hermosa voz.
    Felicitaciones a Sara Ruiz, a ti Beatriz por tu voz y a Ruth por la musicalización.

    ResponderEliminar
  10. EL AMOR Y SUS CONTRADICCIONES.
    BESOS

    ResponderEliminar
  11. Oh muchas gracias Beatriz por tu lectura, a Ruth por la musicalización y a todos los lectores de este blog que traspasa fronteras y une a los blogger- escritores. Un gran abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  12. Encantada de leer a una compatriota que conozco personalmente. Tu voz como siempre con la tonalidad precisa. Ruth impecable con la música, solo me queda felicitar a la escritora.
    Besitos Beatriz.

    ResponderEliminar
  13. Cuando vivía en ciudad de Buenos Aires para llegar al trabajo tomaba no el metro sino el bus. Mi viaje duraba unas dos horas, un viaje casi infinito para muchos pero breve para mí porque me la pasaba mirando la gente subir, bajar o simplemente estar. En más de una ocasión me enamoré e incluso me divagué inventándome un romancillo con algún pasajero con el que concidíamos horarios. Distinto medios de trasporte, bus y metro, en cualquiera de ellos se pueden tejer historias posibles o imposibles que se guardan en el recuerdo y se reviven en cualquier momento, a mi me pasó al leer tu relato. Me encantó, saludos!

    ResponderEliminar
  14. Beatriz, hermosísima propuesta la de prestar tu voz a otras voces....
    Si te interesa, te invito a un espacio en el que hay voces de mujeres construyendo cambios y abriendo caminos en el nuevo espacio público: internet...www.mujeresconstruyendo.com
    Un abrazo grandísimo desde México,

    ResponderEliminar
  15. Cuando se cruzan las miradas, aunque sea fugazmente, queda siempre esa dulce sensación de haber, de alguna manera, entrar en complicidad con esa persona, en este caso fueron muchos los vagones sin cruzar que vino el olvido, excelente poema y, como siempre cobra vida en la voz de Beatriz
    saludos

    ResponderEliminar
  16. Sencillamente hermoso, es una historia preciosa deliciosamente relatada y con una música preciosa, nuevamente me habéis enamorado amigas
    Besos desde LAS COSITAS DEL RINCON DE DOLORES

    ResponderEliminar
  17. Es que nadie espera a nadie para siempre... Y buena prueba de ello son las palabras del poema. Un besazo.

    ResponderEliminar
  18. http://romanticasantiaguina.blogspot.com/2012/06/amor-urbano-musicalizado-por-el-blog-mi.html

    ResponderEliminar
  19. Bonito relato.Muy realista,¿A quién no le ha pasado alguna vez?.Bueno que más dá.En todo caso precioso.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Comentarios es tu espacio para expresarte.
Agradezco infinitamente que dejes tu huella.
Muchas gracias.

Beatriz Salas Escarpa