Seguidores

lunes, 27 de agosto de 2012

Beatriz Salas - Mi reflexión de hoy



Queridos todos,
no es frecuente que yo escriba en el blog y es que no suelo querer interferir en los poemas que tanto me gustan y que traigo a estas páginas para compartirlos con todas las personas que me visitan, salvo, claro está, porque incluyo una grabación del mismo para que el homenajeado de ese día, tenga un aporte más a su generosidad al compartir sus sentimientos, a pecho descubierto, como suele decirse, y nos deje sentir, involucrarnos, identificarnos y hasta emocionarnos. De eso se trata. Ayer le explicaba a mi sobrino Manuel que los motivos de tener un blog para casi todos nosotros no son otro que compartir, abrir las alas y volar sobre nuestra propia realidad para ver más allá y seguir aprendiendo entre todos “compartiendo honradamente nuestro sentir”.
Si hoy me siento frente a la pantalla y dejo volar mis dedos por este teclado que, a veces, no me responde como debiera, es porque desde hace un tiempo tengo cerca la precaria situación de personas que se sienten solas, muy solas. Cuando llegamos a la cincuentena, normalmente nos asaltan otros miedos, otras situaciones y muchos pensamientos que si no los encaminamos bien, sino los dirigimos con un tino exquisito, nos pueden volcar la balanza y hacernos sentir mal, muy mal. La mayoría ha llegado al cenit y cree que se le va la vida en sufrir, superar fracasos de todo tipo y en intentar que les quieran, que les acepten, que les dejen ser ellos mismos sin tener que vender su alma al diablo. Es todo tan difícil... ¿Cuál es la solución?
Pues bien, yo tengo un método, una idea que me inventé y que me funciona y sobre todo, pese a que caigo como todo el mundo, me ayuda muchas veces.
A ver, lo primero es saber que "pase lo que pase, nunca pasa nada", en general, naturalmente. Lo verdaderamente grave no tiene otra; hablo del día a día, de lo mal que se pasa cuando te sientes muy sola como persona.
Yo le decía a una persona que quiero y admiro hoy mismo. “Mira a tu pared, en tu casa, en tu habitación y fíjate bien... hay pequeños agujeritos por todas partes ¿no los ves? están ahí y, si te fijas mejor, por ellos entra una luz clara, y gotas de rocío, y si cierras los ojos notarás como pequeños pétalos de flores caen y te cubren... Y es que la imaginación es la que manda. Nos dirige por donde quiere, nos envía al infierno más profundo y al cielo más luminoso y somos nosotros mismos, solo nosotros, cada uno de nosotros, los que podemos vencer, sí, vencer la pena que nos damos a nosotros mismos y enfocar nuestro día a día con el color que elijamos para sentirnos mejor.
Bueno, con todo esto quiero decir que por favor, dejemos de apenarnos y de sentirnos prisioneros de nuestra propia realidad y cerrando los ojos vislumbremos la luz que nos rodea, el rocío que nos refresca, los pétalos de flores que nos acarician o si lo quieren más claro, miremos a nuestro alrededor a las personas que nos rodean e intentemos que sonrían, dejemos de quejarnos y hablemos con ellos de cosas bonitas, abracemos más y acariciemos más manos, que nuestro tono sea suave, con un ligero tinte de cariño y os aseguro que los agujeritos se hacen más y más grandes y nuestra mente se refrescará y vencerá a la negatividad que con tanta facilidad sentimos.

Un abrazo lleno de cariño para todas las personas que lean esta reflexión que sale de las entrañas.

Beatriz Salas

39 comentarios:

  1. Interesante reflexión.
    Pienso que debemos centrarnos en el presente, que nunca es tan malo como nos parece, si lo vivimos instante a instante.
    Los recuerdos hacen mucho daño, pero no son más que pasado que ya no está. Y el futuro lo estamos construyendo ahora.
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Olé, olé y olé!!! Por la reflexión y por tus entrañas. :D

    Muchos besos, Beatriz, y muchas gracias.

    :)

    ResponderEliminar
  3. Realmente, si queremos un cambio en nuestras vidas, no es recordando o lamentando como lo lograremos, sino más bien respirando profundamente de la vida misma y de todo lo bello que nos rodea. Dando lo mejor de nosotros en cada cosa que hacemos, sin esperar recibir algo a cambio.

    Un saludo, un abrazo, una sonrisa, aveces es más que suficiente.

    Muy reflexiva y positiva entrada, apreciada Beatriz.

    Abrazos alados y Feliz semana!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Beatriz!!!!!
    Emotiva reflexión llena de cariño, no debemos auto compadecernos sino mirar hacia delante con optimismo, o al menos con una sonrisa e imaginemos el arcoiris sobre nuestras cabezas y el olor de azahar impregnándolo todo y...dejemos volar nuestro cuerpo para ser felices.

    Enhorabuena cariño, seguro que ayudarás a mucha gente.
    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Querida Beatriz, si algo he aprendido en muy pocos días, es que las cosas más hermosas, las más valiosas, no son las más grandes, las que más luz nos dan, las que más hermosura tienen; sino aquellas que llegan al corazón, aquellas que tienen un significado especial.
    Así es Beatriz, unas manos extendidas, una voz, una mirada, hace que esos agujeritos vayan siendo más grandes, y la oscuridad se vaya convirtiendo en claridad.
    Te felicito por tan hermosa reflexión. Besos. Rosa.

    ResponderEliminar
  6. Espero que todos tengan pared en dónde imaginar, soñar; en definitiva, embargarse del tan ansiado optimismo. Buen día.

    ResponderEliminar
  7. Estupenda tu reflexión, lo que pasa es que día a día vemos que la pared se hace cada vez más muro y nos cuesta ver la luz, simplemente porque todos los días tienen sus noches. Pero por mi parte, seguiré intentando encontrarla, que ganas no me faltan. Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Creo que a pesar de ser difícil ver la luz a través de esos pequeños agujeros de esperanza que dices, no debemos de dejar de intentarlo. No hay fórmulas garantizadas, lo sé. Sin embargo, mirar más allá de nuestro ombligo, de nuestra desesperanza, tender una mano, una mirada a tiempo, una palabra de ánimo, un echar una mano al otro, es un primer paso para salir de uno mismo. De dejar de ver nuestra tristeza, porque insuflar aliento al otro, acaba por prender una mecha que alumbra el propio camino. A todos aquellos que aún solo ven el muro, ánimo, no dejad de mirar, seguro que estáis a punto de encontrar una rendija por donde se colará la esperanza

    A quienes ven la luz como tú, Beatriz, no dejéis de alimentarla y propagarla. A todos los demás, entre los que me incluyo, repartamos, acompañemos, guiémos a los demás. Como pequeñas chispas, sí. Pero que también alumbran y son capaces de prender un fuego: la esperanza.

    Para todos los que estáis o paséis por aquí, lo necesitéis o no, un cálido y afectuoso abrazo. Para tí, Beatriz, ABRAZÓN.


    U

    ResponderEliminar
  9. Mi querida Beatriz, mil gracias por tus palabras, esas, salidas de las entrañas, las que pueden alimentar el alma de un amigo, abrazarlo en sus penas y mostrarle que mientras no se apague la luz que llevamos dentro, existe la vida y con ella, la esperanza.

    Gracias por ayudar con tus letras, a esa lucesita que sigue aún en mi.

    Abrazotes y linda semana

    ResponderEliminar
  10. ¡A donde van las caricias que guardamos y los besos que no dimos?.
    y.... en los mismos sitios y con las mismas cosas unos ríen y otros lloran...y intento reír en cualquier situación..
    Siempre supe que tú eres así.
    Besos.y..¡Gracias por existir!

    ResponderEliminar
  11. Beatriz, estupenda clase, estupenda forma de enseñar; procuraré
    releer, para que tus reflexiones no caígan en tierra baldía sino que
    penetren y den sus frutos.
    Graciassssss, guapa

    ResponderEliminar
  12. Ay querida Beatriz pues a mí me ha encantado tu reflexión! No espero encontrar menos en tu espacio que tanto bien hace a los corazones de quienes te leemos. Palabras para no olvidar querida amiga, gracias por compartir tus sentires, tan bellos como los poemas que en tu voz cobran vida. Recibe un abrazo inmenso!!

    Carolina.

    ResponderEliminar
  13. ¡ Querida Beatriz tu reflexión es tan sumamente sugestiva, tan profunda y generosa como tus entrañas y tu corazón ! Un abrazo preciosa eres una gran persona y muy especial.

    ResponderEliminar
  14. Muy de acuerdo, Beatriz. Cuando nos miramos en exceso el ombligo nos perdemos el paisaje que hay frente a nosotros: la llaga es más incurable cuanto más nos recreamos en ella. Te sugiero que intercale entradas similares a esta entre las voces ajenas.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. total mente de acuerdo un Besos Rosario

    ResponderEliminar
  16. Y como se nota que sale de las entrañas, Beatriz.

    Muy cierto, podemos imaginar cosas que nos iluminen y llenen de energía positiva. Y pongamos atención a la calidad de nuestros pensamientos, pensamientos negativos activan emociones negativas y pensamientos positivos, positivas. Así de sencillo es.

    Solo estando bien con nosotros mismos, podemos estar bien en compañía de otros. Y hay mil cosas lindas, actividades como lecturas, paseos, etc, etc con las que podemos recrearnos.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Beatriz,me alegro volver de nuevo a tu blog y encontrarte reflexionando sobre la necesidad de tener imaginación para superar los problemas...
    Asi es amiga,apoyo totalmente tu post y lo hago mío...El espíritu debemos cuidarlo para mantenernos siempre jóvenes por dentro.He ahí la clave,que dá sentido a la vida y que nos permitirá vivir con optimismo,esperanza e ilusión.
    Te dejo mi felicitación por tu bello y profundo post,que nos ayuda a pensar,a compartir y a ser más humanos.
    Mi abrazo inmenso y mi ánimo siempre,compañera y amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  18. Gracias por esta reflexión, que siempre viene bien hacer...

    Un abrazo grandote, Beatriz.

    ResponderEliminar
  19. Importante y necesaria reflexión, Beatriz. Cierto es que hay personas que por su carácter y su forma de ser ven todo demasiado gris cuando del negro al blanco hay muchas tonalidades.
    Vivamos el día a día buscando lo positivo y alegrándonos de tener lo que tenemos.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  20. Beatriz:

    Nos regalas una estupenda reflexión que sin duda ayuda, muy especialmente, a aquéllos a los que la cercanía a la vejéz los vuelve sensibles y comienzan a verlo todo oscuro.
    Recibe mis felicitaciones por esa calidad humana que tienes para ayudar a tu prójimo.

    ResponderEliminar
  21. Muy bonita reflexión y si, la imaginación manda, pero en muchas, muchas ocasiones. Un besazo.

    ResponderEliminar
  22. Mi querida Beatriz...después de leerte, mi alma se siente renovada, oxigenada y agradecida con la vida. Es hermoso lo que has escrito y descrito con tanto sentimiento, comparto plenamente tu sentir. Creo que hay más motivos para tener paz que para quejarse, el sólo hecho de respirar y ver la luz del nuevo día, es un milagro. Gracias por tus plabras de ánimo, yo sé que tocarás muchos corazones. Ha sido muy edificante leerte, de paso, escribes muy bien y te felicito con un fuerte abrazo lleno de cariño.

    ResponderEliminar
  23. Gracias por estas palabras Beatriz, porque salen de tu corazón lleno de amor.

    No es fácil superar soledades en momentos como los que estamos pasando, es duro sentirse asi y ojala tus palabras ayuden a reconfortar a muchas almas

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Una buena reflexión Beatriz, yo pienso que el sentirse solo o acompañado está dentro de nosotros, podemos estar rodeado de una multitud y sentirnos en la más absoluta soledad.
    Un fuerte abrazo amiga

    ResponderEliminar
  25. Beatriz me encanta lo de los agujeritos en la pared, GRACIAS, a veces la cas funciona como un ataúd, dinámico porque no dejamos de movernos en la rutina y los pesares. Me encanta yo buscaré los agujeritos para refrescar el ambiente y evitar que me trague esta casa, que se va quedando sola.ABRAZOS ABRAZOS.
    http://enfugayremolino.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  26. Simplemente añadiría que cuando uno pasa más tiempo adentro que afuera de su cabeza, es hora de salir y de implicarse en otras actividades; esto ya puede ser parte de la solución.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  27. ¡Hola querida Beatriz!
    Vuelvo, aunque no sé por cuánto tiempo, y me encuentro con tu grandeza de ánimo. Repartiéndolo y mostrándolo con manos llenas de esperanza. Siempre hay que mirar lo positivo, pensar que siempre estamos a tiempo de cambiar y superarnos; de dejar esa soledad y esos miedos.

    Yo también tengo un "truco". En esos momentos de "bajón", cierro los ojos y me imagino con 80 años, sola, triste y diciendo: "Si recobrara mi madurez, si tuviera ahora 50 años (o 53 que son los que tengo) ¡qué distintas serían las cosas! Todo lo que podría hacer ". Luego los abro y digo: ¡Qué suerte he rejuvenecido!

    Pensarás que estoy loca, como alguno de mis personajes, pero te aseguro que esto me ha hecho mirar las cosas de otra manera. Ahora casi nunca cierro los ojos para tener 80 años; solo espero que llegar felizmente.

    Un besote Beatriz, otro para Ruth.

    ResponderEliminar
  28. Hola, soy Mos. En esta ocasión vengo por aquí para llamar tu atención sobre una nueva entrada en mi blog que me gustaría que leyeras.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.
    P.S. En otro momento volveré por tu blog con la atención que te mereces.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  29. Bien bella tu reflexión Beatriz, bella y sabía
    A veces somos nuestros más terribles enemigos
    Tenemos que vivir, con voluntad de superación personal, sobreponernos a los cambios, y cuando no son tan buenos, aceptarlos y saber disfrutar de las pequeñas cosas que nos brinda la vida en forma de alegrías, que son muchas....pero si nos cerramos en banda de negrura, nunca las podremos apreciar
    Tenemos la capacidad de recrear nuestra propia realidad, y somos los artífices de nuestra existencia...sólo nosotros podemos sentirnos alegres y agradecidos, o completamente deprimidos, dándole la espalda a la existencia

    Besossss amiga mía!!

    ResponderEliminar
  30. Querida Beatriz cuanta sabiduría en tus letras... una reflexión llena de optimismo e ilusión, y necesaria. Gracias por compartirlo y brindar "esas gotas de rocío"... Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  31. Hola, Beatriz.
    Estuvimos viendo tu blog y escuchándote y por eso te venimos a hacer una propuesta: hace poco comenzamos un grupo literario llamado "El tintero" y quisieramos tenerte por allí.
    La idea es que todos podamos compartir nuestros escritos pero también comentar y ayudar a los demás a mejorar. También se realizan actividades y talleres.
    Esperamos que te interese nuestra invitación.

    Atte. la administración de El tintero
    http://eltintero.forosweb.net/

    ResponderEliminar
  32. Hola Beatriz
    Es muy sensible y bonito este mensaje que has escrito y dedicado a todos; es verdad en este espacio se puede acompañar y compartir de alguna manera, y cada día de nuestras vidas y a cualquier edad debemos disfrutarlo, alimentar sueños y afectos y seguir adelante. Besos

    ResponderEliminar
  33. http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

    Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!

    ResponderEliminar
  34. Gracias Bea, tengo 45 años y pienso igual que tú. Todo reside en nuestra mente y nuestro ego, que son los que nos dominan. Aprendamos a serenar la mente y seremos más felices.

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  35. Hola encantada de conocerte todo lo que dices encierra esas grandes verdadades que en ocasiones no sabemos verlas....pero que al encontrar textos como el tuyo nos hacen pensar...gracias por compartir tan bellos sentimientos y pensamientos. He sido invitada por Valentin a conocer nuevos blogs y me parece una iniciativa muy enriquecedora. Yo tengo tres blogs; Abedul etxea, El baaúl de los cuentos y Uno que comparto con una amiga y lo
    hemos abierto hace dos meses Tejiendo cuentos 12. Te invito a cuando puedas te pases por ellos. Un abrazo de acogida. Begoña

    ResponderEliminar
  36. Beatriz no se que decirte... eres un ejemplo para todos nosotros.
    Espero todo este bien y compartas un poco de tus reflexiones con nosotros tambien. Cuidate mucho , te escucho por aqui pronto . MUCHOOOOOS MUCHOS BESOS.

    ResponderEliminar
  37. En mi opinión, creo que seria más apropiado cruzar la pared
    y salir a buscar nuevos horizontes donde hay mucha luz.
    Un beso mi querida Beatriz.

    ResponderEliminar
  38. Nada es constante! solamente el cambio que sucede a cada momento aunque no lo veamos.

    Pero este vibrarà de acuerdo a nuestras reacciones, en nuestro cuerpo, en enuestra alma.Cada nuevo amanecer al despertar me digo las primeras 3 buenas noticias del dìa; muestro mi gratitud a nuestro creador por una noche màs de reposo bajo su cuidado, aun respiro, doy gracias por el techo que me cobija,mis hijos etc.Esta es otra estrategia que puedo agregar a èsta reflexiòn tan estimulante que haces Beatriz!.

    Y sea cual sèa la condiciòn en que me encuentre fìsica o mentalmente, no vamos a darnos por vencido.
    Llevamos un caldo de cultivo de bien en nuestro corazòn; Fe y esperanza.


    Veremos esos filtros de la vida, en donde penetran los rayos de luz y esperanza, abrigàndonos del majestuoso amor que ha sido depositado en cada uno de nosotros, para darnos el calor necesarío a nuestro entorno familiar, social etc.

    Me encanta tu reflexiòn Beatriz!
    muy reanimànte.
    Un abrazo muy fuerte con cariño, y
    asimismo deseàndote muchas bendiciones!!

    ResponderEliminar

Comentarios es tu espacio para expresarte.
Agradezco infinitamente que dejes tu huella.
Muchas gracias.

Beatriz Salas Escarpa