Seguidores

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Amaya Martín - EL ABUELO - Del Blog "De todo corazón"

Puedes escuchar la grabación mientras lees el texto.

EL ABUELO
By Amaya Martín

Era de ojos verdes de postura enhiesta.
Llevaba chaleco, bastón y sombrero,
y un pañuelo al cuello de franela o seda.
Cruzaba la calle más ancho que largo,
la mirada en alto, los pies en la tierra.
Iba haciendo ojo entre las abuelas...
cosa que ponía a mi abuela negra.
Hace ocho años que ya no me espera
como hacía siempre con la puerta abierta...,
las mejillas rojas, el puro en la boca,
la sonrisa puesta.
Se marchó un mal día,  un mal día de invierno
de aquella mi tierra cuando estaba lejos,
tan lejos de él, de mi tierra amada
de su luz serena. Caballero noble
con más Don que Din.. lo pagaba todo
y no pudo en cambio pagarse su entierro.
De música y libros, del hombre y su esencia
sabía bastante y a pesar de ello nunca le escuché
mal decir de nadie . Hoy estás conmigo
¡Sangre de mi sangre!
...Y no andarán mis pasos entre los cipreses
hasta que un buen día, mis pasos se marchen.
Haremos camino sin mediar palabra,
así como antes. Y será el calor
de tu mano amable... y será el color
de tus ojos verdes, verdes esperanza,
lo que me recuerde... que ya estoy en casa.

 Amaya Martín 
20 de febrero del 2012

24 comentarios:

  1. Hola Beatriz, aquí estoy escuchando tu voz mientras leo este poema de Amaya a su abuelo. Un abuelo de lujo, auténtico, como los de antes.
    Un gran beso para las dos.

    ResponderEliminar
  2. Entrañable sentimiento unido a los recuerdos que moviliza profundas emociones. Bello poema. Un reconocimiento de corazón conmovido a Beatriz, porque todo es dulce y emotivo en su voz y otro para el autor del poema.¡Gracias!

    ResponderEliminar
  3. A través de tu ventana y de este enternecer poema, veo a mi abuelo Bruno, tan amable, tan cariñoso, tan generoso, tan buena gente. Gracias a las dos por estos recuerdos.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  4. Un bello y tierno poema que me ha hecho recordar a mi abuelo.
    Un beso para las dos.

    ResponderEliminar
  5. Puro sentimiento y cariño para alguien que ya no está.
    Buena elección, Beatriz.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar

  6. Amaya, qué recuerdos. Si, como los de antes. Y recuerdo, ( niña),
    ver unas bigoteras pues serían de telas que se ponían por la noche para
    mantener el bigote tieso. También nuestros abuelos fueron coquetos, eh?
    Bonitos recuerdos. Gracias Amaya, gracias Beatriz.

    ResponderEliminar
  7. Se echa mucho de menos a las personas que nos faltan, pero ellos querrían que les recordáramos desde aquí.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

    Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!

    ResponderEliminar
  9. Felicito a Amaya por tan precioso homenaje a su abuelo. Y a vosotras Beatriz y Ruth por enseñarnos tan hermosa escritora y dar vida a tan precioso escrito.
    Besos a las tres. Rosa.

    ResponderEliminar
  10. Beatriz, llego hasta este espacio sereno a devolverte la visita a Pueblo poeta.
    Me quedo en tu casa dispuesta a disfrutar en ella.
    Transmite mi enhorabuena a Amaya por su buen hacer y por la sensibilidad de sus letras. Realmente es un poema precioso y lleno de sentimientos.
    Un beso desde Pueblo poeta.

    ResponderEliminar
  11. Evocar a los abuelos me trasporta a mi niñez...la poesia es preciosa llena de amor

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Sin duda son la pieza mas importante de la sociedad y creo que a dia de hoy no se les valora como se merecen. Son nuestra historia y deberian ser tambien nuestro presente.
    Beatriz espero todo siga bien no , mejor , jejej.
    Muchos besos. cuidate mucho .manu

    ResponderEliminar
  13. Uno no tiene una aténtica noción de la verdadera importancia de un abuelo hasta que no ha pasado el tiempo. Han pasado varias décadas desde que el mío no está. Sin embargo, aún siento el calorcito de sus pantalones de pana color tabaco en las frías mañanas de invierno, cuando antes de partir hacia el colegio yo me sentaba sobre sus rodillas; y si cierro los ojos, puedo, incluso, verme con mis piernecillas canijas colgando. Y si miro en mi interior, ahí está, enseñándome sin que yo tuviera noción del valioso maestro en valores que tuve. De su cabal hombría, de su coherencia, de su generosidad, de tantas cosas... Por eso, entiendo a Amaya. Entiendo su cariño, su justo, sentido y emocionado homenaje. Y, también, como ella, confío en que un día, mi abuelo y yo volveremos a encontrarnos y, entonces, como dice ella, sentiré que he vuelto a casa.

    Un afuerte y cálido abrazo

    ResponderEliminar
  14. Querida Beatriz, me ha gustado muchísimo este poema dedicado al abuelo. El mío me enseñó a andar cuando empezaba a sostenerme, después cuando era jovencita y él era anciano, nos dábamos la mano y caminábamos tanto y tan lejos que mi madre siempre andaba buscándonos. ¡Cuánto he bailado con mi abuelo!, un hombre que conservó la alegría de vivir hasta el final a pesar de las adversidades que sufrió.
    Un beso para ti, para la autora y para todos los seguidores.

    ResponderEliminar
  15. Gracias Beatriz...desde el corazón. No sabía nada de ésto hasta ahora. Estoy emocionada, no sabes cuanto..sobre todo porque este poema lo escribí con el corazón en la mano a una de las personas más importantes de mi vida a la que ya no puede darle más que mis versos
    Un fuerte abrazo para ti y para todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amaya:
      Fue un placer realizar esta grabación, en serio.
      Gracias a ti por expresarte tan bellamente.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Esos abuelos que tanto nos dejan. Un amor incondicional y ejemplos de vida. Bello poema. Parte de tu historia rica.

    ResponderEliminar
  17. He entrado tras Amaya y, ya en el comienzo, tropiezo con un -pequeño- error
    PONES: "Puedes leer la grabación mientras lees el texto"
    ENTIENDO QUE ES: "Puedes OIR la grabación mientras lees el texto"

    Soy una correctora frustrada ¡parece!

    PAQUITA -ahora leo el texto-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Paquita,
      no sabes cómo agradezco las correcciones, en serio.
      Muchas graciassssss

      Eliminar
  18. Bonito, el poema y tu recreación.

    PAQUITA

    ResponderEliminar
  19. Emocionante, trascendente y esperanzador poema... La vida no se acaba nunca y las sentidas palabras de Amaya notando a su abuelo a su lado, esperándola, aquí y allí, para ir "a casa" son todo un tratado vital de metafísica. El calor y el color, la vibración que pone tu voz, Beatriz, le da el mejor tono posible a este poema, el que merece. Enhorabuena a las dos con mi admiración.

    ResponderEliminar
  20. Ha sido una delicia escuchar este hermoso poema de Amaya, dedicado a su abuelo, en ésta tu cálida voz, tan llena de matices.
    Felicitaciones a ambas.
    Abrazos grandes

    ResponderEliminar

Comentarios es tu espacio para expresarte.
Agradezco infinitamente que dejes tu huella.
Muchas gracias.

Beatriz Salas Escarpa