Seguidores

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Sentimiento con aroma a café

Puedes escuchar la grabación mientras lees.

No hay garantías en la vida… excepto que todas las cosas suceden por la mejor razón. 
Si necesitas saber con antelación que todo “saldrá bien” antes de que te avientes, 
nunca te aventarías a nada.
Más “aventarse” es la emoción más grande de la vida, 
su más grande aventura. 
No te niegues eso. Sólo hazlo. 
Confía en que la vida te traerá un beneficio, 
no importa qué ocurra.


Autor: Sentimiento con aroma a café 

18 comentarios:

  1. Así dejar que te lleve el viento, abrirte a otros caminos, ver nuevos horizontes de vida, entenderlo y oirlo así, es como un credo. ¡un hermoso credo!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Eso suena atractivo, pero, lo confieso, estoy muy a la tierra, no puedo aventurar. Necesito la seguridad!

    ResponderEliminar
  3. Eso cuando era más joven jajaja. Un pensamiento hermoso.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Creo que, dado que todos, en cierta manera, tememos ese lanzarnos a la aventura, podemos empezar a "aventarnos" en pequeñas dosis, en pequeñas cosas. Cada pequeño logro nos insuflará un poco de aire. Y esas velas imaginarias, se irán hinchando. Finalmente, habremos conseguido lanzarnos a la mar, a la aventura. No importa si unos inflan sus velas raudos, enérgicos, seguros y otros hinchan sus velas más lentamente, porque, en cualquier caso, ambos disfrutarán de la misma incertidumbre, y del mismo gozo cuando el viento nos haga avanzar; y de ese qué pasará en el segundo siguiente. Ambos tendrán viento a favor, y también en contra. Lo importante es estar prestos a aprovechar el viento. Aventurémonos, quememos adrenalina, aunque sea en pequeñas dosis. Aventémonos, pues.

    Abrazotes

    ResponderEliminar
  5. Un breve poema pero conciso. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Un buen credo para comenzar un nuevo día. Puro positivismo contra todo lo oscuro que aparezca en nuestra mente.
    Y en tu voz, Beatriz, suena como himno celestial.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar

  7. Beatriz, me ha encantado tu reflexión de hoy y por partida doble.
    Porque el mensaje que contiene, sopesando pros y contra, que tan bien
    describes estimula.
    Aventar, en mi isla se dice mucho, hacía muchos años que no la es-
    chaba. No sé si refiriéndose al viento a la aventura. Pero, aquí la --
    expresión "salir aventado" es muy usual. Me ha hecho mucha gracias.
    Graciasss

    ResponderEliminar
  8. Asi es Beatriz, hay que aventarse,,, de lo contrio no vivimos, solo sobrevivimos...

    Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
  9. Invitación

    Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
    Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
    Fuerza, Alegría y Amizad.
    Ven para acá.

    http://www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
  10. No podemos tener certeza en que todo vaya a salir bien, pero eso sí, todo lo que sucede es para bien nuestro, aunque en in primer instante no lo entendamos. Gracias, Beatriz.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Amoooooooooo café! com teu poema então... ficou demais! Gr. Bj.!

    ResponderEliminar
  12. Todos los días una nueva sorpresa... feliz fin de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Ayyyyy, mi preferido mensaje a la vida!!!!
    Sabio poema, para despertar las alas, cuando se nos duermen!!!

    Besosssss y lindo domingo!!!

    ResponderEliminar
  14. Siempre y cuando haya un buen caldo de cultivo, es decir un fundamento de bienestar como premisa inicial,con la esperanza de que la luz que se ve al final del tunel nos mostrara el resultado esperado; entonces me aviento!

    Siempre me gusta saber que voy por un buen camino, con fè y esperanza de realizar lo que espero aunque no lo vea en el momento.
    Muy buen mensaje! que nos invita a reflexionar realmente.
    /Abrazos
    y mùlplipes bendiciones

    ResponderEliminar
  15. Utilisima reflexión para estos tiempos que corren, en los que es mucho más fácil dejarse llevar por el miedo y la incertidumbre que confiar en uno mismo y dejar a la vida fluir...
    Pensar que todo ocurre por algo y que de tanto malo sacaremos algo positivo es mi más poderosa tabla de salvación para seguir remando con esperanza y fe...
    Gracias a la autora por hacernos pensar y a vosotras por darle fuerza y brillo con vuestro delicado y cariñoso trabajo.
    Besos.

    LOLA

    ResponderEliminar
  16. Querida Beatriz, disculpa que no pase por aquí con la frecuencia que me gustaría, hoy vengo a ver tu última entrada y me ha llamado la atención la anterior, que por mis estudios me interesa mucho, intentaré ver esa película.
    En cuanto a sentimiento con aroma a café es una buena manera de pensar, más cuando tan difícil resulta confiar a un gato escaldado. Esas palabras tienen fuerza y empuje, ya lo dijo el poeta, no es bueno quedarse en la orilla. Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
  17. Pequeña reflexión pero muy cierta... aventarse es la mejor aventura...si no lo haces siempre vivirás arrepentida de no haberlo hecho ...y si lo haces y no resulta tendrás la satisfacción de haberlo realizado, experimentado, vivido, gozado, reído, llorado...lo bueno lo adjuntas a la satisfacción del vivir y lo malo a la lección que te da la vida. En ambos casos ganas algo...sino pregúntele a Juan Salvador gaviota.
    Precioso Beatriz, les sigo en esta aventura de bloggers...
    abrazo

    ResponderEliminar
  18. Pequeña reflexión pero muy cierta... aventarse es la mejor aventura...si no lo haces siempre vivirás arrepentida de no haberlo hecho ...y si lo haces y no resulta tendrás la satisfacción de haberlo realizado, experimentado, vivido, gozado, reído, llorado...lo bueno lo adjuntas a la satisfacción del vivir y lo malo a la lección que te da la vida. En ambos casos ganas algo...sino pregúntele a Juan Salvador gaviota.
    Precioso Beatriz, les sigo en esta aventura de bloggers...
    abrazo

    ResponderEliminar

Comentarios es tu espacio para expresarte.
Agradezco infinitamente que dejes tu huella.
Muchas gracias.

Beatriz Salas Escarpa