Seguidores

jueves, 25 de noviembre de 2010

Beatriz Salas - La primera y la última - Día de la violencia de género - EL TERRORISMO DOMÉSTICO

Me vais a permitir que vuelva a subir este post que tanto significa hoy para todos. Y digo todos porque la violencia está en nuestra vida cada día más presente y en todos los ámbitos. Algo está pasando que nos hace perdernos y lanzarnos sin mirar. Pero si la sociedad tiene mucha violencia el caso de la violencia de género es lo más dramático y doloroso. La maté porque era mía... eso se creen, dueños y señores de otras vidas.
Yo creo, personalmente, que hay un problema grave de educación. Y con esto no quiero decir que los más educados son menos agresivos. No! Digo que hay que educar al género humano en sentimientos, empatías, compromiso y sobre todo, respeto por los demás.
Hoy es un día difícil porque nos recuerda que hay que seguir abordando el tema para que entre en la mente de todos que "por la fuerza" solo perdemos todos.
Un abrazo muy especial para mi padre que me apoyó y entendió. No eran tiempos de entender nada.
Todos podemos si todos nos unimos y no dejamos pasar ni una.
El mar lo componen todas y cada una de las gotas y todas son IGUALES.








Ese día llegó antes de lo previsto, aún no eran las 10:00 de la noche pero su paso era más errante que de a menudo. La maldita cerveza, siempre lo mismo, botella tras botella, hasta llegar a tal estado que las lágrimas le hacían llorar por la pena que encerraba sus recuerdos y su soledad. Hacía mucho que yo no entendía cómo no valoraba su nueva vida, su familia, su hija de pocos meses, su estabilidad. No recuerdo bien qué le dije, quizás un “vuelve con quien estabas hasta ahora y regresa sereno”. Eso le enfureció, le hizo mirarme como un loco y sin mediar palabra se dirigió a la habitación de la niña e intentó cogerla y  llevársela. No pude ni hablar, al acercarme y ver mi impaciencia de apartarlo de la cuna, abandono sus intenciones y cerrando su puño lo descargó contra mi cara. Fue un golpe certero, duro, lleno de ira, de toda la ira acumulada durante años y después vino otro y al tercero, me deje caer de dolor y de horror disimulando un desmayo.Sentí su desconcierto, su miedo, decía mi nombre aturdido y poco a poco, muy despacio, salió de casa.
La guardia civil me dijo que denunciarlo sería peor y entonces fui yo la que salió sin prisas, con la cabeza baja y las ilusiones perdidas.
No volví a convivir con él porque si justificas la primera vez, lo más probable es que ya no puedas contar las última.




17 comentarios:

  1. Tan brutal la historia... tan de actualidad siempre...
    es muy fácil juzgar a quienes padecen la violencia de género, criticando su falta de coraje para huír, per ¿quién sabe salir de ese círculo vicioso sin ayuda?... ojálá la valentía de la mujer de tu relato, sea pronto un hecho común en todas las que sufren maltrato. ¡¡Ojalá desaparezca esa lacra de nuestras sociedades!!

    abrazo y buena semana :)

    ResponderEliminar
  2. Ójala todas supieran... irse...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Espeluznante relato, como cientos y cientos,que el día 25 de Noviembre lleva a primera página de los informativos y también al de nuestras conciencias y solidaridad. Lástima que las primeras páginas de los diarios abran con esta noticia al menos 70 veces al año ( y el de nuestras conSciencias mas de 52 semanas....)
    Educación vs. represión??...pongo más adverbios?? abro debate....


    Un beso muy fuerte, tu nuevo look me ha despistado por un momento, muackas....
    Tuna.

    ResponderEliminar
  4. Querida Tuna, agradezco mucho tu comentario y subo el post por si quieren seguir en el debate abierto.
    Un fuerte abrazo
    Beatriz

    ResponderEliminar
  5. Hola, Beatriz:

    Me alegro que hayas traído otra vez este relato, porque yo no lo conocía, me ha gustado leerlo, y muy significativo en este día.

    Ellos se creen que son dueños de sus mujeres, cuando en realidad, nadie somos dueños de otras personas, ni siquiera de nuestras propias vidas.

    Es terrible que sigan creciendo los casos de violencia de género.

    Gritemos todos en este día y en todos los demás días del año:


    ¡¡¡¡¡¡BASTA YA!!!!!!!!!


    ¡¡¡¡NO A LA VIOLENCIA DE GÉNERO!!!!!!!!!!!


    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Te acabo de agregar a mi lista de blogs de mi pluma, no quiero perder tu pista, Beatriz.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola amigas miassssssss. sin comentarios,,solo decir,ojala! todas puedan dar ese paso,,un fortisimo abrazo..os quiero muchisimo,,Hoy soy ELISA..

    ResponderEliminar
  8. El problema es que por mucho que gritemos, esta sinrazón sigue aumentando ( o es más visible?).¿Qué podemos hacer para erradicarla???Aparte de cuidados sintomáticos ( apoyo social, ayuda legal, ayuda sicológica.....) creo que hay que vacunar también.Y bien, las vacunas se han ido probando en varias "cepas" ( cárcel, castración, prohibición de quedarse con los bienes de la ex muerta (leyleire de hoy mismo)...Para que una vacuna funcione bien, hay que ahondar en cómo se propaga y/o cuales son sus "puntos débiles" del patógeno parasitario.
    Estoy convencida que hay subyacente a estos maltratadores ( ojo, que alguna también hay) de cualquier condición económica, estrato social, nivel de educación...una terrible interiorización de inseguridad personal, de debilidad que les hace reaccionar violentamente cuando se creen amenazados y " tiene que demostrar" que son mejores de lo que todo el mundo cree...( empezando por ellos mismos).De ahí que proponga como una vacuna a esta plaga de sinrazón la Educación ( sí, con mayúsculas) en el reforzamiento personal, en la aceptación de nuestras debilidades y también de nuestras potencialidades, en saber querernos porque sin esto no podremos querer a nadie más.
    Esta Educación empieza en el vientre materno, continúa en el ambiente donde empiezas a gatear, en las primeras palabras que pronuncias, en los besos que das por las mañanas, en los nombres de los ríos que aprendes en la escuela, en lo duro que resulta madrugar para ir a trabajar y lo satisfactorio que es realizarte con tu jefe y compañeros ...en fin para querer hay que quererse sin prejuicios.Sin crear egos de pies de barro ni frustraciones heredadas.Difícil tarea de madres, hermanas ,tias amigas y vecinas ( aunque sea poco políticamente correcto , la educación a la que me refiero está en manos femeninas hasta que la vacuna haga su efecto....)
    Un beso.Tuna
    P.D. todas las vacunas tienen efectos secundarios, pero quién no prefiere unos días de fiebre a una neumonía?

    ResponderEliminar
  9. Hola Beatriz. Es cierto que el tema es una atrocidad que en el siglo en que estamos, los seres humanos nos tratemos como cavernícolas, porque aunque cierto es que las mujeres son las que peor parte llevan, no es menos preocupante que la violencia de género no se detiene aquí. Hay violencia en las aulas, los niños son maltratados en su propio núcleo familiar y todavía continúa con el daño a nuestros ancianos dentro de su propia casa. Yo no sé cuañ es la solución, lo único que sé es que es un problema,más bien un trauma y que es COSA DE TODOS, empezando por los gobiernos que matan a uno de sus ciudadanos y las leyes amparan al terrorista, sí, terrorista, porque eso es lo que son. Utilizan todo tipo de maltrato empezando por el psicológico y luego cierran la mano como si de boxeadores se tratase y acaban tomando un arma para "defenderse" de de las personas que más les aman... su familia. Un abrazo para todas de Martín.

    ResponderEliminar
  10. Sólo el hecho en sí, impide decir que es algo bello. Pero si no puedo decir que es bello si digo que es grande por su mensaje esperanzador.
    Lástima que estos finales no se pueda escribir con más frecuencia.
    Un abrazo

    Antonia

    ResponderEliminar
  11. Leeros hace que me sienta que cada vez está más en las consciencias. EL maltrato a las mujeres ha sido algo normal toda la historia de los humanos y es bien poco el tiempo que hace que nos horrorice.
    Siempre ha habido mucha violencia, a Díos gracias, el horror de hacer sufrir nos llega y nos impresiona cada vez más.
    Hoy, después de oír y leer sobre el niño aparecido en una maleta con sus cositas, he vuelto a revivir y a sufrir.
    No nos callemos para que cada día sea más horrible y menos "normal.
    Un abrazo para todos

    ResponderEliminar
  12. Hola Beatriz . Realmente haces "vivir" cada historia con cada palabra de tu voz suave y hermosa.
    Maravillosa lectura de un tema que no debe rpetirse nunca mas.

    ResponderEliminar
  13. Hola Beatriz:
    Vengo del blog de Julio, él nos ha sugerido visitarte, y mira lo que son las cosas, justamente mi escrito de mañana se versará de este tema. Días atrás vi un reportaje que me quemo el alma, cuando sucede algo así no nos queda otra cosa que escribir para abrir el pensamiento, escribir para remecer la conciencia, para levantarnos las veces que sean necesarias, hasta extirpar la violencia contra la mujer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Hola Taty, qué alegría leer que te ha servido mi post o te ha venido bien para tu pensamiento desgarrado de hoy.
    Te doy la bienvenida a esta tu casa y espero que te sientes bien entre nosotros.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. CREO QUE LAS CHICAS POR LO GENERAL SE CASAN O CONVIVEN CON PERSONAS EQUIVOCADAS. HE DE AHÍ RESULTADOS ERRADOS COMO LOS DE TU EXCELENTE TEXTO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  16. Jolin bea...me pusiste la carne de gallina!!!Bien por quien supo salir a tiempo...bien por quien sabe empezar una nueva vida...Malo...la que despues del primer golpe no se va.Mil besos mi niña

    ResponderEliminar
  17. midala... fue muy duro...
    Un beso, querida amiga.

    ResponderEliminar

Comentarios es tu espacio para expresarte.
Agradezco infinitamente que dejes tu huella.
Muchas gracias.

Beatriz Salas Escarpa