Seguidores

sábado, 30 de marzo de 2013

El adiós



Tenía que irse, ya no había marcha atrás y por eso, 
ante la impotencia del momento, 
no podía dejar de sentir que perdía lo mejor de su vida. 
El tren inició su marcha... lenta, como si quisiera retrasar el momento del definitivo adiós, 
y ella no podía dejar de mirar su silueta allí arriba, inmóvil, 
sobre ese pequeño puente que le permitía confirmar que se perdían. 
No podían mirarse a los ojos, la distancia era mucha, cada vez más, 
sin embargo conocían a la perfección la reacción mutua y las lágrimas 
que sin remedio caían por sus mejillas. ¿Cómo habían llegado a esto? 
El silencio era cada vez más intenso, más solitario y la pena 
y decepción nublaron cualquier atisbo de cordura. 

 El tren fue cogiendo velocidad, haciendo que el paisaje 
se convirtiera en un mero espectador, 
en una cinta animada en colores de cine mudo. 
 ¿Y ahora? –Se preguntaba- 
 Sobrevivir; seguir haciendo que los días tuvieran algún motivo de estímulo 
para poder pasar página cuanto antes. 
¿Pasar página? 
 ¿Y qué se hacía con todo lo vivido, con los recuerdos acumulados 
como preciosos tesoros de los que no podría desprenderse nunca? 
¿Cómo cerrar la cajita de los deseos, de los anhelos, 
del contacto de sus manos cuando quieren hablar a borbotones 
o despacito para que se entiendan mejor? 
 Su mente era un remolino de contradicciones, de preguntas sin respuesta.
 “Y su boca cuando se pierde por doquier, reservando sorpresas, 
haciendo que me entregue y me sumerja en el mejor mundo imaginado de sensaciones. 
Es tan fuerte el recuerdo que no necesito ni sentirlo en directo 
porque lo llevo impreso en cada centímetro de mi piel; 
el roce de sus manos, sus labios tibios buscado los míos mientras mi mente, 
como si de una meditación se tratara, 
se vacía para llenarse solo de lo que me hace sentir”. 
Sus labios empezaron a susurrar como hablándole al oído: 
“Nadie como tú para hacerme encontrar mi otro yo de entrega y abandono a tu abrazo y deseo. 
 No hay frase que me guste más que cuando me preguntas al acercarte en la cama: 
¿Dónde vas tan vestida? 
Y es que se necesita, como preparándonos para degustar un manjar, 
el roce de la piel, el correteo de los dedos, 
el sentimiento mutuo de total placer compartido. 
Hay otra frase, esta vez mía, que resume el instante: 
"Ahora ya puedo morir tranquila, ya he rozado el paraíso". 
 Ya no sé ni donde estoy, perdida como me hallo entre sus brazos... 

¿Pero qué estación es esta? –reaccionó preocupada- 
¡Me pasé! Hace un buen rato que debería haber hecho transbordo... 
Sonrió melancólica y llena de sensaciones pensando: 
“Así tendré más tiempo para el recuerdo, 
no hay prisa por llegar a recomponer mi vida, en este viaje, 
sigo abrazada y llena de amor 
mientras otro tren me devuelve y mi vida se detiene”.

 Beatriz Salas

23 comentarios:


  1. Qué bello puede llegar a ser el día
    cuando la bondad lo ha iluminado...
    ► ♣ ◄

    Qué la Gloria del sábado Santo
    nos ilumine a todos...
    ► ♣ ◄

    Deseo pases una tarde
    donde se acomoden los
    sentimientos en el
    seno de los ruiseñores.
    ► ♣ ◄

    Atte.
    María Del Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi bella Gata Coqueta, bella tu presencia siempre.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. El tren ofrece esta magia de dejarnos ir, aunque lo miremos desde el puente o el ventanal. Tal vez, la fascinación del viaje tenga que ver con la certeza de que otro vendrá a buscarnos; para darnos otra oportunidad de elegir subir o dejarlo marchar y quedarnos.
    Es un relato melancólico que porta una fuerza latente que nace, no es la mera distracción de la ventanilla, es una mujer que se esta construyendo consciente de los materiales de que dispone para poner manos a la obra
    ABRAZOS Beatriz y Ruth
    http://enfugayremolino.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, el tren ofrece magia pero en esos momentos no se pensaba para nada en que alguien reconstruyera las ruinas humeantes de la realidad, tan solo, poder alejarse y sentir intensamente tanto como se sintió. Esa es la esencia.
      Abrazosssss

      Eliminar
  3. Beatriz Bello este relato
    y si el pensamiento estaba en el horizonte fuera de si
    por eso se pasó el tren y que adiós tan sentido
    un beso enorme te sigo, felices pascuas
    carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Mamen, el tren que nos lleva y nos trae, como la vida misma, supo alejarme a su debido momento. Sentir fue muy importante.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Holla.
    Pasei aqui, para desear una Pascua Hermosa, y, Feliz.
    Abrazos, del Brazsil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz Pascua para ti también!
      Un abrazo desde Sevilla

      Eliminar
  5. A veces los recuerdos amenazan la cordura.
    Volver a vivir momentos tristes o dichosos a través del recuerdo es como regresar a ellos y, esta vez, con una patina que los endulza o los engrandece.

    Muy hermoso

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a veces, querida Trini, son un hermoso despertar a la realidad.
      Gracias por tu apoyo.
      Un abrazote.

      Eliminar
  6. Querida Beatriz, me siento tan identificada...me ha encantado!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsss querida Elena, me he sentido un poco mal por si te hacía daño el leerlo.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  7. Es un texto hermoso, nostálgico
    y con la belleza de lo que perdura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, me hacen mucho bien.
      Un abrazo cariñoso

      Eliminar
  8. Tristeza y melancolia nos traes hoy con tu relato Beatriz,los recuerdos de un pasado que no se quiere dejar ir,la vida es un continuo paso de trenes,unos van y otros vienen.Me encanto leerte amiga,besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Shantal, en realidad no hay tristeza, para nada, porque poder sentir tanto, aunque fuera en otro momento muy lejano de mi vida, es muy importante. Siempre me han espantado los desiertos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Me ha encantado este texto. Es triste, pero es a la vez precioso. Es estupendo, sigue así, escribes cosas maravillosas.
    Muchísimos besos!

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por animarme, me ha costado años dejarme llevar por este irrefrenable deseo de contar.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. nostalgia , evocación y belleza bellamente conjugado Beatriz
    felicitaciones


    abrazos y ten un comienzo de semana genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, querida amiga, nostalgia, lejana pero presente cuando el recuerdo se hace tan intenso.
      Gracias por estar y acompañarme.
      Un cálido abrazo de los míos.

      Eliminar
  12. Es un bellìsimo poema Beatriz !! como siempre ! Hoy entro para desearte con todo mi corazòn poeta !!!! una Muy Feliz Pascua !
    que recibas todas las bendiciones amiga buena !

    Gracias por estar y por compartir !

    Bendita seas en cada nuevo amanecer con mucho sol ! mucha Luz ! mucha calidez ! *

    un abrazo de corazòn a corazòn *

    Paz y Bien * * *

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus bellas palabras, te lo digo de corazón.
      Un fuerte abrazo de corazón a corazón.

      Eliminar
  13. Precioso tu relato Beatriz!
    Lleno de muchos sentimientos...
    Amor y nostalgia que rasgan el corazòn ardiente de los enamorados y nos envuelve en ese viaje....

    Un fuerte abrazo con todo cariño.



    ResponderEliminar

Comentarios es tu espacio para expresarte.
Agradezco infinitamente que dejes tu huella.
Muchas gracias.

Beatriz Salas Escarpa