Seguidores

martes, 2 de abril de 2013

La cita



Llevaba unos días con un stress poco normal. Habitualmente se organizaba mejor pero hoy, sin saber decir “no” a nadie que la necesitara, tenía la agenda peor que un médico del seguro! 

Eran ya sobre las 7 de la tarde y la reunión tenía mala pinta; había que estrujarse la mente entre todos para llegar a alguna conclusión que beneficiara a esas familias que todo habían perdido en la última tragedia. Se suponía que al ser todos ellos la máxima autoridad de la pequeña localidad, algo más  podrían hacer que los simples ciudadanos.
Al principio no supo identificar el suave ronroneo en su costado e instintivamente se tocó ligeramente con sus dedos hasta que reaccionó y tomando disimuladamente del bolsillo el silencioso móvil con su mano, abrió la línea del mensaje: ¿Antequera en una hora? 
Con la eficiencia que la caracterizaba escribió un escueto "sí" y siguió la discusión de la mesa. Tan solo un minuto después y completamente excitada pudo reorganizar sus pensamientos para entender lo que significa ese "sí".
Tuvo que adoptar una postura seria, casi de urgente preocupación para que no dudaran de la necesidad de salir de inmediato que requería el mensaje que acababa de recibir. Todos la entendieron y despidieron y ella empezó a correr por los pasillos hacia el aparcamiento donde tenía el coche. 

Llegar le costaría más de una hora; no le preocupaba. Hacia apenas dos días que se despidieron con un “hasta la semana que viene” como dos personas coherentes mas estaba claro que no lo eran. 
Ya en la autovía se centró en no cometer ninguna imprudencia para acelerar sin meterse en problemas. 

¡Cuánto disfrutaba conduciendo! Qué sensación intensa y plena. Aún puede recordar cómo contaba los años que le faltaban para llegar a su mayoría de edad y poder tener carné. Ese fue su primer gran recuerdo de felicidad ¡Qué tiempos aquellos! 

Sonreía cada vez más impaciente. Todo era silencio en el interior del vehículo, eso ayudaba a pensar un poco en lo que estaba ocurriendo en su vida; ella, la persona ordenada, cuadriculada, previsible... Sin ropa para cambiarse, sin cepillo de dientes... Se echó el pelo hacía atrás abriendo sus dedos entre los mechones, y se negó en redondo a cuestionarse ni un segundo más. 

Se sentía viva ¡Viva! Y no iba a perder ninguna de las circunstancias que le regalara esta inusual realidad que la había despertado de su largo letargo.
Le encantaba esta manera de relación transgresora, impulsiva, imprevista y llena de momentos desconocidos y mágicos. Así los sentía, había magia. Era feliz. Sus pensamientos eran como cantos de sirenas… 

Empezó ha hablarle en la distancia porque ya se sentía entre sus brazos, acurrucada y llena de ternura por lo que le hacía sentir, por lo que producía en ella esa cercanía: 

"Mirarte es iluminarme, tu música, el despertar de mis ilusiones, los colores de mis emociones decoran una paleta limpia y consiguen un brillo que desconozco. 
Cuando estoy cerquita me quedo callada, confiada y expectante porque el trecho entre lo que parece, lo que no sé y por fin sucede, me vuelve loca. 
Siento que me arrastran las emociones, me lleno de felices momentos colgada en una nube suave que se columpia chispeante en un cielo cuajado de estrellas”. 
¿Desde cuándo soy poeta? -se preguntó- Jajajaja ¡Se sentía tan feliz!

"Empieza a llover y eso me embriaga, me abraza y me da ternura. Adoro los días de lluvia, son como señales anunciando cómo me dejaré y cómo me convertirás en un charquito de vida agradecido.

Estoy entrando en la calle donde sé que podré aparcar sin problema y se encoge mi estómago al ver las luces de tus frenos haciendo que te reconozca.
No puedo esperar más para cogerte ambas manos, acercarte, mirarte y hablarte con mis ojos emocionados y alegres.

Me he escapado sin remordimientos porque sentir como te acercas por detrás, como me rodeas con tus brazos, notar tu aliento en mi nuca, tus susurros, girarme, tocar tu piel... No parezco yo, no me reconozco ¡Me haces sentir otra persona! No sabré cual será tu siguiente roce pero escuchar como te aceleras, como te detienes o como me acaricias al deslizas tus dedos... Conviertes mi realidad en un verdadero cofre de tesoros por abrir".

Mi libertad es poder sentir lo que me provoca tu presencia.

Beatriz Salas Escarpa

24 comentarios:

  1. Cada uno siente su libertad de una manera, una desde mi punto de vista queda muy limitada y sujeta a que en cualquier momento desaparezca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Emilio, qué alegría leerte! Contesto, limitada o no, aunque desaparezca, la libertad debemos sentirla, al menos, de vez en cuando para nuestro estado de salud mental.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Cuantas veces la felicidad no es más que una forma de pasar por la vida, un instante, un rayo de sol tras la lluvia o una carretera que te conduce justamente donde quieres ir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, querida Aurora, todo eso y dejarse...
      Dónde andas??? Te he estado buscando sin éxito y resulta que no tengo tu correo.
      Tienes una entrada dedicada a ti, en este blog, que de seguro no has visto. Solo pido que puedas leer esta respuesta para que le des al enlace y puedas escuchar la grabación más larga que he hecho para este blog porque me apasionó tu cuento de Ausencia.
      Un abrazo fuerte.

      http://beatrizsalas10.blogspot.com.es/2013/03/aurora-garcia-rivas-ausencia-del-paramo.html

      Eliminar
  3. La felicidad es tan ...frágil? que apenas dura y hay que hacer que no se pierda en el tiempo, que se nos quede pegada a nuestra piel, es tan hermosa cuando se siente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Elena del alma, mi niña chica, la felicidad puede ser frágil, efímera, de pequeños momentos pero también depende de nosotras mismas, de como enfoquemos la realidad, de nuestras expectativas y de que nos dejemos embriagar por... (pues tb por unas torrijas... jajajaj)
      Te echo de menos, tengo que llamarte.
      Un abrazo fuerte, fuerte, fuerte como tú eres, la más fuerte que conozco.

      Eliminar
  4. bonito, la ilusión nueva que desmarca del resto y mueve montañas; me gusto leer tu blog amiga

    ResponderEliminar
  5. Así es Beatriz, tu libertad era poder sentir lo que provocaba su presencia. Me ha gustado desde el principio hasta el final.
    Besos. Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Rosa, me hace mucho bien tu opinión.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. Has sabido transmitirme el estado de la protagonista de tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tracy, querida, muchas gracias por tu apoyo.
      Un beso para vosotras.

      Eliminar
  7. Precioso relato.. lleno de vida y de ilusión .. Me ha encantado!!

    Un enorme y cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aris, querida, muchas gracias por estar siempre cerquita.
      Te doy un cariñoso abrazo.

      Eliminar
  8. Una cita
    con todos los ingredientes
    para ser feliz.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Marisa, la verdad es que sí.
      Muchos abrazoss

      Eliminar
  9. Un relato intenso, in crescendo, en el que el lector, intentando anticiparse a la protagonista, también quema adrenalia en su particular frenética carrera renglón abajo...

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Margarita, me estoy aficionando a escribir lo que va surgiendo... a ver lo que dura esta inesperada inspiración que me hace correr al teclado y plasmar del tirón la realidad entendida por el personaje.
      Un fuerte y cariñoso abrazo.

      Eliminar
  10. Es tan fácil ponerse en la piel del personaje y huir en busca de esa persona que la hace sentirse viva y vibrante... ¿Quién no desea huir de todo lo que nos constriñe y llegar a los abrazos que nos sostienen?
    Un relato muy bonito, Beatriz, lleno de calidez e, incluso, de una sensualidad que le sienta muy bien en su recta final.
    Un abrazo bien grandote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Isabel, tu opinión me interesa muchísimo y te agradezco tu paso y tu huella de todo corazón.
      Un abrazote grande.

      Eliminar


  11. Para ti...
    Que haces sonreír a mi alma,
    y me alimentas con tus vistas.
    ► ♣ ◄

    Para ti...
    Que a través de la distancia
    me han contagiado de tu ternura.
    ► ♣ ◄

    Para ti...
    He colgado una rosa que lleva tu nombre, en la estrella más bella,
    para que cuando mires al cielo te acuerdes de mí...
    Como yo me estoy acordando en este instante de ti!!
    ► ♣ ◄

    Atte.
    María Del Carmen




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gatita, me encanta leerte y saberte cerquita.
      Muchas gracias y muchos abrazos.

      Eliminar
  12. Me emocionastes mi niña, me puse en el lugar de la protagonista porque en algún tiempo, no lejano, yo he sentido lo mismo que ella en el coche yendo a la cita...y tu lo expresas divinamente

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainssss Teresa, que alegría que te haya gustado.
      Muchas gracias por animarme.
      Un fuerte y cariñoso abrazo.

      Eliminar

Comentarios es tu espacio para expresarte.
Agradezco infinitamente que dejes tu huella.
Muchas gracias.

Beatriz Salas Escarpa